Explorando Quilotoa, Ecuador


Explorando Quilotoa, Ecuador


Nuestro viaje a Quilotoa fue una parada de las paradas que hicimos en nuestro viaje al norte de Ecuador. Vea nuestra guía completa del Norte de Ecuador.

Nos dirigimos de regreso hacia Guayaquil pero no directamente sino más bien nos desviamos para visitar la ciudad de Quilotoa, conocida por la famosa Laguna Quilotoa, con aguas azules claras.

A lo largo de la carretera, vimos varios carros estacionados a un costado de la vía, así que decidimos parar también. Resulta que tropezamos con el Cañón del Río Toachi. La mejor manera de describirlo que es como el Gran Cañón, si es que el Gran Cañón encaja en tu patio trasero. Definitivamente vale la pena parar si estás conduciendo por ahí, pero no vale planificar una visita.

Llegamos a Quilotoa alrededor de las 4PM. Con la esperanza de ver la famosa laguna antes de que oscurezca. Sin embargo, con más de 12.000 habitantes, la ciudad estaba cubierta de mucha niebla que apenas podíamos ver al otro lado, cosa que ocurre a diario. Así que, nos toco pasar la noche ahí.

El pueblo de Quilotoa cobra $ 2 por persona, pero cubre el costo de estacionamiento y la entrada al Mirador de la laguna.

Nos alojamos en el Hostal Cabañas Quilotoa, que nos costó $ 20 por persona la noche, incluido el desayuno y la cena en el hostal vecino, en la misma propiedad. Nos dieron una habitación con dos camas tamaño queen.

La comida era aceptable, pero había más de lo que podías comer. Las habitaciones tenían estufas de leña para el calor, que debes prenderla antes de ir a la cama. Sin embargo, nos quedamos hasta tarde hablando con otros viajeros, así que nuestra estufa nunca se prendió. No fue un problema, debido a la abundancia de edredones que teníamos en la habitación.

Nuestra ducha no tenía agua caliente, así que asumimos que a todo el lugar le faltaba. Resulta que era solamente nuestra ducha que estaba rota, y debimos quejarnos, pero nos enteramos después de que nos fuimos del hostal.

Laguna de Quilotoa:

La caminata hasta la Laguna Quilotoa nos llevó una hora, incluyendo muchas paradas para tomar fotos, se puede hacer en 30-45 minutos sin paradas. La caminata es un descenso vertical de 280 metros desde el borde hasta el lago. Es empinada y un poco resbaladiza a veces, así que mide tu paso y usa zapatos apropiados.

Hay dos maneras de ir a la parte inferior del sendero, por medios de una colina central en el fondo, o directamente por la orilla del lago.Yo sugeriría ir directamente al fondo, ya que la vista de la laguna es mucho mejor en sí. Desde lo alto de la colina, la vista es demasiado similar a la vista desde el borde, y considero que no se justifica la caminata. También puedes optar por acampar, pero no hay agua ni baños, y el clima no es el más agradable para los campistas; piensa en el frío, la lluvia y el viento.

View from the bottom of the Laguna de Quilotoa
View from the bottom of the Laguna de Quilotoa

El viaje de ida y vuelta tomó alrededor de tres horas, y el paseo no es fácil debido a la altitud. Sugiero usar un sombrero y un paño para cubrir tu boca y nariz del polvo. También puedes alquilar un burro para que te lleve arriba y abajo por $10. Los burros levantan más polvo además del viento, y son utilizados para recolectar dinero para los proyectos de infraestructura de la ciudad.

Recuerda, Quilotoa está a gran altitud, así que bebe mucha agua y usa protector solar. Sugerimos ir por la tarde y hacer senderismo a la mañana siguiente, ya que le das tiempo a tu cuerpo para que se aclimate un poco a la altitud.

Related Posts

Deja un comentario

Top